jueves, 27 de octubre de 2011

FRUTAS, RARAS PERO FRUTAS

A los chinos les encanta la ruta y la consumen en cantidades industriales. Ya os había comentado que hay fruterías por todos lados, donde se pasan las horas colocando la fruta. En general tienen las mismas frutas que nosotros, pero además tienen unas cuantas raras donde las haya, y a veces con una pinta….que tú dices, “yo eso no me lo como” y yo no es que sea muy probadora de cosas raras, pero tengo a Alejandro de conejillo de indias que prueba de todo.

Nosotros no somos como los chinos, ellos en la frutería antes de comprar prueban, por eso cuando vas a una frutería el suelo está lleno de cáscaras de fruta y pepitas de todo tipo, porque como ya sabéis, no son ni muy limpios ni muy civilizados. Pero así no se llevan sorpresas al llegar a casa, nosotros, si.

Hay un montón de frutas de las que antes desconocía el nombre, ahora ya voy controlando más y por si alguna vez os dejáis caer por aquí, no os sorprenderán y podréis así reconocer alguna de las frutas que, como a mí, al principio me resultaban de lo más raro, en su mayoría son de las llamadas frutas tropicales, tan originales como:

Salak:

Conocida como la fruta con “piel de serpiente”, es originaria de Indonesia y Malasia. Tiene la forma y el tamaño de un higo maduro, pero con una punta afilada y la piel con escamas marrones, parece la de una serpiente, está seca y rugosa. Por dentro cuenta con tres lóbulos de color blanco amarillento que se asemejan y tienen la consistencia de dientes grandes de ajo pelado y una semilla de color marrón oscuro. Tiene sabor dulce y textura crujiente, no está del todo mal.


Durian:

Ampliamente conocida y reverenciada en el sureste de asia como el "Rey de las frutas", su nombre proviene de la palabra malaya duri (espina) con el sufijo an, (usado para crear pronombres), y dando como resultado "fruta espinosa".
Es una fruta grande, pesada y gorda (como puede verse en la foto) que es conocido ante todo por su potente olor, que es similar a la comida podrida o basura (Mmm!). Es tan fuerte que está prohibido en ciertos restaurantes y hoteles. Dicen que tiene un gusto intenso y agradable, de textura cremosa (como el aguacate). El árbol no da fruto hasta que tiene 15 años, por lo que su cosecha es muy cara (a 10 yuanes la tarrina en la calle) Es del tamaño de una pelota de voleibol, y la cáscara está cubierta de espinas. Hay que romperlo como un coco para llegar a la carne.
En la actualidad se produce en muchos países del sudeste asiático (tipo Tailandia, Laos, Vietnam, …) y, aunque en China no se produce mucho, sí es cierto que es el mayor exportador del mundo. Singapur, es el segundo y hasta tienen un edificio con la forma de la fruta.
Las épocas donde más abundan los durians son las mismas que el mangostán, Junio-Agosto, fuera de temporada están secos.La hemos probado, huele fatal y no está especialmente buena, más bien seca (no era la mejor época) y sin mucho sabor.

Rambután:

Esta fruta roja del tamaño de una pelota de ping-pong es originaria de Malasia, pero también se cultiva en casi todo el sudeste asiático. Parece un lichi peludo, aunque si son parientes. Cuenta con una fina piel cubierta de diminutos pelos de color rosado que le da su nombre (en malayo, ‘rambut’ significa pelo). Tiene la pulpa blanca o rosada en el interior, jugosa y dulce. La única semilla de color marrón tiene 2-3 cm de longitud y es venenosa, por lo que no debe ser consumida. A menudo se come fresca o en lata, en ensaladas y, más recientemente, en cócteles de lujo. El rambután también es conocido como “mamón chino” en los países de Latinoamérica. Si te gustan los lichis, te gustará.


Manzana de Java:

Tiene la misma pinta que el pimiento rojo, pero es más dura y además es una fruta. No está mal: una especie de manzana-pera con sabor un poco áspero, más parecido a la pera que a la manzana. A mi personalmente me gusta.
Su nombre científico es Syzygium samarangense y a veces se confunde con la manzana malaya, que es más conocida. Es originaria de Malasia.
En inglés se la conoce con varios nombres, como wax apple, love apple, java apple, Royal Apple, bellfruit... En castellano, se llama manzana de Java.
En Taiwán es muy apreciada y bastante cara. Aquí tampoco es una fruta de las baratas.


Mangostán:

El mangostán ó mangostino, que sólo se parece al mango en el nombre, se cree originario de las Islas de Indonesia. La corteza es de color púrpura intenso, dura y seca (tardas más en abrirlo, que en comerlo), la pulpa es blanca dividida en gajos con la textura y sabor de un durazno, tiene la misma forma y tamaño que una mandarina.
En temporada (Junio-Julio) lo venden por todos lados, incluso por la calle hay gente vendiéndolo en cestos, y los chinos lo consideran un auténtico manjar, y caro (a 5 euros el kilo), cuando lo compramos por pura curiosidad nos pareció muy insípido (esta gente no sabe comer).
Hay muchas leyendas asociadas al mangostán, debido en parte a que no se exporta a Europa ni USA, porque debido a la ausencia fumigación o irradiación como fruta fresca, su importación ha sido históricamente ilegal como medida preventiva ante la mosca de la fruta asiática, que pondría en peligro los cultivos en occidente. Hay una leyenda sobre la Reina Victoria que llegó a ofrecer una recompensa a quien pudiese proporcionarle la famosa fruta.
Desde el 2006 un bajo volumen se cultiva en Puerto Rico para satisfacer la demanda de restaurantes gourmet de EEUU que la sirven como un postre gourmet. Y desde 2007 también se vende en tiendas de delicatesen de Nueva York a unos 50 $ el kilo, y aquí la compramos en la calle por muchísimo menos.

La fruta del dragón:

Su otro nombre es Pitaya, de esta ya os había hablado, es originaria de América central, pero China es uno de los principales productores y aquí es muy popular. La hay de dos tipos: con la piel rosa brillante y las puntas verdes claras, con la pulpa blanca, salpicada con pequeñas semillas de color negro y la de corteza amarilla, ésta es más cara porque no se cultiva tan frecuentemente como la roja y de sabor más intenso. Ligeramente dulce y crujiente, esta fruta recuerda al kiwi y a la pera. Para ser comida, se corta por la mitad y el interior se saca suavemente. Nace de un cactus que da 4 ó 5 cosechas al año, por eso se puede comprar todo el año y no es cara, unos 2 euros el kilo, que suelen ser dos piezas.

La mano de Buda:

También conocida como bushukan o limón con dedos, esta fruta cítrica es nativa del suroeste de China y el noreste de la India. Tiene una carne blanca, sin jugo y sin semillas. Apreciada por su aroma fragante (como el de violetas), su cáscara amarilla gruesa se utiliza para hacer mermelada, licores de sabor y perfumes. En Japón es considerada como un tótem de la buena suerte en Año Nuevo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada